Apoya la propuesta de Madrid  
Salón de Reinos del Palacio del Buen Retiro-Museo del Ejército

Salón de Reinos del Palacio del Buen Retiro

 

1891-1894, c/ Méndez Núñez, 8             UTM: 441541.185,4474342.791

Alonso Carbonel y Juan Bautista Crescenzi, arquitectos

Edificio declarado Bien de Interés Cultural.

Catalogación Plan General de Madrid, Nivel 1- SINGULAR

 

Es la edificación más característica que hoy subsiste del que fuera Real Sitio y Palacio del Buen Retiro, mandado construir para Felipe IV por su valido el Conde-Duque de Olivares a partir de 1630. Concebido como una villa suburbana a la española, o cortijo, no existió un plan previo de ordenación y así lo demuestra, la carencia de una entrada solemne, que obligaba a los Monarcas a acceder por un lateral. Las edificaciones fueron, supervisadas por el italiano Juan Bautista Crescenzi y las trazas de  Alonso Carbonel, nombrado maestro mayor del Real Sitio y único responsable a la muerte de aquel en 1635. Se trata de un volumen estructurado por una sola crujía y tres niveles, con torreones en las esquinas coronados por chapiteles flamencos, avanzados hacia el Norte, y con una balconada corrida hacia la Plaza Sur, hoy desaparecida por hallarse embebida en una nueva crujía. Su imagen exterior, postescurialense y característica de la época de los Austrias, refleja la austeridad de materiales que dominó en todo el Palacio, no así al interior, verdaderamente suntuoso y del que fue ejemplar este Salón de Reinos, su espacio más significativo, decorado con doce lienzos de escenas bélicas de diversos artistas de la Corte, Carducho, Cajés, Castelo, Leonardo, Maino, Pereda, Velázquez y Zurbarán, cinco retratos reales ecuestres y los diez trabajos de Hércules, realizados respectivamente por los dos últimos. Además, la bóveda del techo, tal y como hoy se conserva, iba pintada al fresco con grutescos dorados y entre los lunetos los escudos de los veinticuatro reinos de la Monarquía, a los cuales debe su denominación el Salón. Se lograba así un singular espacio, expresión política del gobernante y sus predecesores, el cual enlazaba con la tradición italiana, como lugar de honor de la decoración palaciega. Las dependencias del Salón de Reinos albergaron desde 1884 el Museo del Ejército, hoy trasladado con sus fondos al Alcázar de Toledo. En la actualidad está cerrado al público.