Apoya la propuesta de Madrid  
  • Barcas en el Estanque de El Retiro
    Barcas en el Estanque de El Retiro
  • Casón del Buen Retiro
    Casón del Buen Retiro
  • Monumento a Alfonso XII
    Monumento a Alfonso XII
  • Palacio de Cristal
    Palacio de Cristal
  • El Retiro
    El Retiro
  • Arquitectura siglo XIX
    Arquitectura siglo XIX
  • Las Fuentecillas
    Las Fuentecillas
  • Jardín Botánico
    Jardín Botánico
  • Museo del Prado
    Museo del Prado
  • Museo Thyssen-Bornemisza
    Museo Thyssen-Bornemisza
  • Museo Reina Sofía
    Museo Reina Sofía
  • Puerta de Alcalá
    Puerta de Alcalá
  • Palacio de Cibeles
    Palacio de Cibeles

Por qué Madrid puede ser Patrimonio Mundial


El SITIO DEL RETIRO Y EL PRADO
es un singular paisaje urbano que reúne características que lo hacen único en su género, puede ser considerado como un conjunto tradicionalmente integrado en la historia y la vida de la ciudad de Madrid y como un bien reconocido a escala nacional e internacional.

Las características que ofrece este paisaje urbano evolutivo responden a varios de los criterios de las Directrices Prácticas para la aplicación de la Convención del Patrimonio Mundial:

  • Atestiguar un intercambio de valores en los ámbitos de la arquitectura, de la tecnología, las artes monumentales, la planificación urbana o la creación de paisajes.

El Sitio del Retiro y el Prado en Madrid constituye un mosaico de elementos paisajísticos y arquitectónicos excepcionales, que es el resultado de la evolución de un antiguo Real Sitio desde el s. XVII; un recinto que pasa a convertirse en un paisaje urbano concebido y evolutivo en el centro de la capital.
Por una parte, dicha evolución se da en los jardines que siguen sucesivos patrones barrocos, neoclásicos, románticos y paisajistas y, por otra, destacan estilos arquitectónicos diversos, todo lo cual se va engarzando entre sí a lo largo del tiempo dentro de un todo que ofrece una unidad espacial, conceptual y perceptiva.
Así, están presentes, el gótico tardío del antiguo Monasterio de Los Jerónimos, el estilo arquitectónico característico de la Casa de Austria en el Salón de Reinos que se conserva del antiguo palacio, la sucesión de edificios de expresión neoclásica de la Ilustración, notablemente el actual Museo del Prado, las arquitecturas propias de las exposiciones del s. XIX, como los palacios de Velázquez y de Cristal o la estación de Atocha y el característico estilo ecléctico madrileño, neomudéjar y clasicista, en la arquitectura residencial del mismo siglo.
El sitio determina el inicio de la planificación urbana en cuadrícula del Plan del Ensanche de Castro, emparentado con el de Barcelona, herederos de la formación de las ciudades hispanoamericanas en cuadrícula que llevaron a cabo los españoles en América entre los siglos XVI y XVIII y un ejemplo extraordinario de la planificación urbana del siglo XIX.

 

  • Ser un ejemplo representativo de un tipo de construcción o de conjunto arquitectónico o tecnológico o de paisaje que ilustre uno o varios períodos significativos

 Se trata de un ejemplo eminentemente representativo de un tipo de paisaje urbano evolutivo que ilustra varios períodos significativos de la historia de la monarquía hispánica, desde su creación como Real Sitio del Buen Retiro en 1630.
Así, en el enclave de dicho Real Sitio y frente al centro urbano de Madrid, que se había desarrollado desde su fundación musulmana hasta el siglo XVII, el rey Carlos III, en el siglo XVIII, creó un gran programa de instituciones científicas y sociales que se expresaron en extraordinarios edificios como el Real Gabinete de Historia Natural, hoy Museo del Prado, el Real Jardín Botánico y el Real Observatorio Astronómico, obras del gran arquitecto del neoclasicismo Juan de Villanueva.
El Salón del Prado constituye un ejemplo de paseo urbano profusamente arbolado y puntuado por un recorrido de fuentes alusivas a la naturaleza, la belleza y el conocimiento que complementa y sirve de acceso a las edificaciones, creando con ellas un conjunto paisajístico excepcional.
Otros reinados y etapas posteriores contribuyeron a conservar ese legado del Siglo de las Luces y a continuar imprimiendo carácter al resto del paisaje urbano evolutivo conformado por el Retiro y el Prado que ha seguido evolucionando, sin perder su personalidad y sustancia genuinas, únicas e irremplazables.

 

  • Estar directa o materialmente asociado con acontecimientos o tradiciones, ideas, creencias u obras artísticas y literarias…

El Real Sitio del Buen Retiro fue un escenario representativo de la cultura universal del Siglo de Oro español en el que desarrollaron su arte personajes como Calderón de la Barca, Quevedo, Lope de Vega, Velázquez o Zurbarán y un lugar en el que se celebraban representaciones teatrales conciertos, festejos, tauromaquias y naumaquias en el estanque del Retiro, que se conserva hoy en día.
Aquella cultura tiene continuidad en el presente con el recorrido museístico, único en el mundo, que se inicia con el Museo del Prado, heredero del coleccionismo real, que se había iniciado en el Salón de Reinos, conservado hoy en día, y se completa con otros como el Thyssen Bornemisza y el Centro de Arte Reina Sofía que alberga el “Guernica” de Picasso, icono del arte del siglo XX.
El parque del Retiro es un lugar en el que permanecen muchos elementos de la creación de un paisaje urbano evolutivo de más de tres siglos y donde se  han venido dando todo tipo de manifestaciones culturales formales e informales que son herencia de aquella cultura que promovió la monarquía hispánica.